Si! Desde el año 2012 manejo una SUV diésel. Tengo que admitir que nada me molesta más que echar gasolina y/o gastarme dinero en esa gasolina. Claro!, es necesario si quieres poder manejar, necesitas gasolina. Entonces en el 2012 cuando tomé la decisión de cambiar mi carro decidí hacerlo por un carro eficiente en combustible, y entonces me enamoré de LOLA (mi carro).

   Es ahí cuando comienza mi historia. En un principio debo admitir que no sabía mucho respecto a la diferencia, simplemente entendí que me iba a dar más millas por galón. Por lo tanto gastaría menos en gasolina, y mejor aún, tendría que pararme menos veces durante la semana a echar gasolina, para una persona que maneja entre 3 y 4 horas al día, esos beneficios son bienvenidos.

   Ahora, jamás me percaté de la percepción de la gente, o mejor dicho de los HOMBRES respecto a este tema. Que problema podrían tener los hombres con que una mujer maneje un diésel, uno pensaría que NADA, pero desde el 2012  casi cada vez que paro a echar gasolina recibo un comentario, todos de hombres, y todos cuando estoy sola o con mis hijas, y si por casualidad estoy vestida para una reunión o una fiesta puedo garantizar que recibiré algún comentario en la gasolinera.

Ustedes dirán que comentarios?, bueno les voy a dar ejemplos:

“ Señora, es su carro diésel ? le está poniendo diésel ?!. Sabe eso?”

“ Disculpe?!( con cara de oh dios esta mujer va a dañar su carro) sabe que le está echando diésel a su carro?????”

   Y muchos otros parecidos. Ahora el más sorprendente definitivamente fue el del cajero de la misma gasolinera a la que voy desde hace 5 años, la gasolinera que ofrece diésel más cerca de mi casa(no todas las gasolineras tienen diésel).

   Aproximadamente a las 10:30 am iba para una reunión y me paré a echar gasolina. Este día estaba en tacones y con un vestido. Recuerden voy continuamente a esta gasolinera.

   En lo que me bajo de mi SUV, me dirijo hacia la bomba, meto mi información y comienzo a poner gasolina. En lo que doy la vuelta me encuentro al cajero o encargado corriendo hacia mi. Con nervios me dice: “Señora le está poniendo diésel a su carro!!!”. Tengo que admitir que me causó gracia. Y sonriendo le respondí que “SÍ! mi carro es diésel ”.

   Añado,  esto nunca pasa si estoy con mi esposo, padre o alguna figura masculina en el carro.

   Entonces queridos hombres que se han tomado la molestia de tratar de rescatarme en las gasolineras. Les informo que el pico de la gasolina normal, NO entra en un carro diésel ! Y esa es solo una de la diferencias.

   En fin chicos no necesito que me rescaten al echar gasolina! Si! Mi carro es diesel !  Y Si! Soy mujer!

“La Felicidad está en el Cambio”

Erika Ortiz

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s